UN RATERO ENTRO A MI CASA


Click to Download this video!

Cierto día hace como dos años mis papás salieron de viaje a Campeche con motivo de una fiesta que organizaba la generación de la universidad de mi papá, por lo cual yo me quede solo en mi casa.

Los acompañe al camión y los despedí, me regrese a mi casa y me puse un rato a ver videos porno y a masturbarme, después de un rato me puse a ver tele y me fui a dormir como a eso de la 1 de la mañana.

Aproximadamente como a las 3 de la madrugada me desperté gracias a un fuerte golpe que se oyó en la planta baja de mi casa, imaginando que tal vez se trataría de algún ratero me dispuse a averiguar que era, mi papá me había enseñado a disparar muy bien con la condición que solo lo usara en defensa propia y me había regalado una pistola calibre 22 para defenderme si era necesario.

La tomé del cajón donde la guardaba salí de mi cuarto solo con mi bóxer puesto y una camiseta, bajé las escaleras lentamente y al llegar a media escalera pude ver un hombre con un pasamontañas que me asustó,.

Al principio iba a gritar pero hubo algo que me lo impidió, cuando vi a aquel hombre me paralicé, era un hombre delgado con todos sus músculos bien marcados y unas nalgas de campeonato, entonces en mi cabeza empezó a maquinar un plan, bajé las escaleras lentamente, y estado justo tras él le apunté con el arma y hablé

– ¿que se le perdió? -el hombre volteó y se paralizó al ver el arma apuntándole –

No dispare, le juró que me largo y no me llevo nada –Me dijo asustado –tú no te vas hasta que llegue la patrulla por ti –le dije

-No, por lo que más quiera, si entré a robar es porque necesito lana –me dijo – ¿y por que no trabajas? –le pregunté -por que no hallo trabajo, por lo que más quiera no me delate –me suplicó -bueno, peor me va tener que hacer un favorcito si no quiere ir a la cárcel por ratero –Le dije –El que sea, tu nomás di y yo hago lo que sea.

Y tomándole la palabra no esperé más, pues me urgía probar a aquel muchacho tan perfecto –bájame el bóxer y mamame la verga –le ordené, se me quedó viendo con ojos de sorpresa –No amigo, la verdad no me refería a algo así –me dijo -bueno entonces le hablo a la patrulla y listo — -No, por favor, hago lo que quieras pero no le llames –

Se acercó muy lentamente y se quitó el pasamontañas, entonces pude ver su cara, ojos rasgados color gris y una nariz lisa y perfecta unos labios delgados y pómulos marcados, llegó hasta mi y se hincó, me bajó el bóxer y estuvo un rato masturbándome mi verga que para entonces ya estaba bien parada – ¿me la vas a mamar o que? —

Como no queriendo se fue acercando a mi verga y primero nomás la tocó, luego sacó la lengua y le dio unos lengüetazos, después se la metió en la boca y solo la metía y sacaba, después de un rato empezó a jugar con su lengua y me hizo gemir de lo rico que me la mamaba.

Después le empezó a gustar y comenzó a jugar con mi pito y mis huevos, cuando sentí que me iba a venir, lo paré entonces, yo me hinqué y le bajé los pantalones y la truza, ¡ohhhhhh! un vergón como de 20 cm. que no me resistí más y lo empecé a mamar como loco hasta que ya no pudo más y se vino en mi boca.

Yo me quité me limpié la cara y lo volteé, le escupí en el culo y me mojé mi pito y se lo metí de un solo golpe que lo hice gritar -te duele nomás al principio después te gusta cabron, vas a ver como pujas de placer al rato

Y no me equivoqué, después de un rato se volvió a venir y yo enseguida le vacié toda mi leche dentro de su ano, saqué me verga y yo quería más, a mí nunca me a gustado que me la metan, pero ese día lo necesitaba, todavía estaba muy caliente, así que me voltee me puse en cuatro patas, me mojé el ano con saliva y le grité

-métemela cabrón que ya no aguanto.

De un solo puntazo me metió sus 20 cm. de verga que me h

icieron morder un cojín para no gritar del dolor, pero al mismo tiempo de placer, después de un rato no aguanté más y me volví a venir igual que él y pude sentir dentro de mi culo todo su semen calentito en mi recto, que sensación tan rica.

Nos quedamos acostados un rato descansando, pero no aguantó más y me la agarró y me la empezó a mamar para repetir todo lo anterior 2 veces más.

Cuando se iba a ir, le dije que mis jefes no iban a estar en toda la semana para que volviera cuando quisiera.

Y volvió toda la semana en la que nos cojimos de todas las formas que existen, después de esa semana no lo volví a ver, pero no pierdo la esperanza de encontrármelo de nuevo y volver a coger con él como en aquella ocasión.

Soy de Guadalajara, Jal. En México soy activo 100% pero a veces me gusta mamarla como en esta ocasión. Si te interesa escribe a mi correo

(Solo si eres de mi estado)

Autor: Pegaso pegaso_320205 (arroba) hotmail

¡Valoralo! ¿Qué te ha parecido?

1 voto
Votaciones Votación negativa

Escrito por Relatos spa-astramed.ru

Ahora ya puedes tener tu perfil de usuario en Relatos Eróticos spa-astramed.ru.

Puedes poner una descripción sobre tí y tus gustos, mostrar tu nombre, tu foto y tu correo públicamente para que otros usuarios de la web puedan ponerse en contacto contigo.

Un saludo, El Equipo de editores de spa-astramed.ru

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *