JUGANDO CON MIS COMPADRES


Click to Download this video!

Fue una noche en un edificio de bungalows que se localiza en la orilla de la playa de cierto destino turístico (Ixtapa) al cual habíamos ido a disfrutar de la playa, arena, sol y ambiente de costa que se respira en esos lugares, habíamos ido dos parejas: mis compadres y nosotros, ambos matrimonios teníamos una hija, a la sazón de tres años cada una.

Nosotros somos un matrimonio que nos consideramos agradables nada fuera de lo común, ninguno de los cuatro teníamos cuerpos de fábula: yo robusto no gordo, moreno claro y mi esposa morena clara, un poco llenita, bien formada pero llenita con piernas bonitas y tetas un poco grandes pero bonitas y suavecitas; mi compadre era un poco más delgado que yo, ni moreno ni blanco armábamos un buen relajo juntos, por consiguiente también agradable, mi coma era también chaparrita, más delgada que mi esposa, con un culito respingón y sus tetas un poco más pequeñas que las de mi esposa y se veían sabrosas también.

Pues ahí estábamos disfrutando de la playa, habíamos ido por una semana y a pesar de que nosotros los hombres casi siempre platicábamos de sexo, nunca pasó por nuestras mentes hacer nada de intercambio ni de sexo entre los dos matrimonios, nos llevamos muy bien entre los cuatro pero hasta ahí, no se si entre ellos habían platicado de algo así, pero entre mi esposa y yo no lo habíamos hecho, es más, ella es de una educación que no se permitía ni pensar en ello.

Entonces fue cuando sucedió aquello, y que nos despertó, a mi y a mi compa, a pensar en algo más que una simple amistad entre nosotros: pues resulta que era la ultima noche que pasábamos en ese puerto ya que al día siguiente nos regresaríamos cada quien a su lugar de origen, eran como las 12:30 de la noche, mi esposa e hija estaban profundamente dormidas, yo a pesar del ventilador tenia mucho calor, y me salí al balconcito a ver el mar y recibir la brisa marina, iba en ropa interior pues ya estaba acostado y descalzo por consiguiente no produje ningún ruido, cuando iba a recargarme en el balcón oí gemidos y que me meto al cuarto inmediatamente, entonces puse más atención y escuché que era mi coma gimiendo, y ruido característico cuando están haciendo el amor, el golpeteo clásico de la ingle y las nalgas cuando entra la verga, me asomé cuidadosamente y vi como mi compa tenia a mi coma recargada en el balcón viendo hacia el mar, empinadita y con el culito levantado y bien cogida, pude ver como le entraba y le salía la verga a mi coma de su conchita, y mi compa la bombeaba vigorosamente; ella le decía: –Nos van a oír, hazlo despacito—con voz entrecortada por la calentura que sentía.

—No oyen, están dormidos ya, ¿o no te gusta que te meta la verga?, mira como se te va- a la vez que decía esto se la sacó y se la metió despacito y luego con movimientos rápidos.

—Si papi, metemela así fuerte, cogeme, dame verga, cabrón hijo de la chingada por eso me encantas por vergon y cogelon.

—Verdad que te gusta, cabroncita? Para más las nalguitas para clavarte, putita –Si papi, Si.

Cuando oí eso que se estaban diciendo y vi lo que estaban haciendo mi verga como por arte de magia que se me pone dura y me la empecé a acariciar, inicié una masturbación lenta, me saqué la verga y me la acaricié primero de la cabeza y luego por todo lo largo del cuerpo, me puse saliva en la mano y así se deslizó más suave a lo largo de mi verga, despacio, disfrutando de la visión que me regalaban mis compadres, mi verga no es muy grande pero tampoco es muy pequeña, tamaño promedio diría yo, pero un poco gruesa.

Mi compadre la tenia bien ensartada, hasta la base de la verga; cabe decir en este punto que mi compadre tenia la verga unos centímetros más grande que yo pero más delgada que la mía; y toda se la comía mi coma, toda le cabía en ese cuerpecito delgado y menudo que tenia ya que era chaparrita y delgada, podía ver como por los embates de mi compa se le movían sus tetitas de atrás hacia delante y viceversa, se veía sabrosísima mi coma empinada y bien clavada y sobre to

do caliente y diciendo obscenidades que normalmente no diría en publico ni frente a nosotros.

Y yo seguía con mi verga de fuera sobándomela despacio y a veces rápido, sin perder detalle de cómo se cogía mi compa a mi coma, ya tenia en la cabeza de mi verga tantita babita de lo caliente que estaba.

En eso oí como mi compa le dice a mi coma: –Chupame la verga, comete mi pito, mamamela, cabrona— esto último como ordenándoselo.

—Si cabrón, lo que tu digas, hijo de la chingada– entonces mi coma que se desensarta de la verga de mi compa y clarito oí el ruido que se produjo al salir la verga rápidamente de la concha de mi coma, y que se inclina y que se empieza a meter la verga en la boca, lo más que pude ver que se la metió fue como tres cuartos de verga le faltó poquito par comérsela toda, y que le da una santa mamada: se la metía y se la sacaba de la boca, y con la mano lo masturbaba, le mordía la cabeza, se la lamía con la lengua, se la escupía y se la sobaba con su saliva, se la volvía a meter y a sacar de la boca, bueno, se la mamó espectacularmente.

Yo ya estaba bien caliente viéndolos y jalándome la verga fuerte, la babita de la cabeza de la verga ya estaba goteando al piso, sin venirme aún, y creo yo que por lo caliente que estaba me descuidé y mi compa que me alcanza a ver cuando mi coma se lo estaba mamando, me metí rápidamente, pero como no dijo nada me volví a asomar y me hizo señas con un dedo en la boca para que me callara, no creí lo que me decía mi compa, me estaba dejando ver como se cogía y se lo mamaba su esposa, y ver desnuda, caliente y cogiendo a su mujer, en ese momento mi coma no me vio, y ya con el permiso pues hasta me salí más para ver mejor, aún no me veía mi coma, pero seguía mamandole la verga y yo seguía jalándomela..

Luego mi compadre la volvió a acomodar en el balcón igual como estaba antes: –Quieres más verga en tu concha?— –Si metemela, cogeme más, papi—Al ver ese movimiento me volví a esconder para que no me viera mi coma, mi compa me hace una señal para que me esperara, y cuando se la mete mi coma gime: –mmm que rico, así, metemela, cogeme más cabrón–.

Entonces me asomo y me ve mi compadre y me asiente con la cabeza, y me la sigo jalando ya sin cuidarme mucho, casi se me ve todo el cuerpo, la verga si me la vería mi coma si se diera cuenta, entonces mi compa le dice: –esta bien buena mi comadre, ¿verdad?–.

— ¿te gustó verla en traje de baño, cabrón? –si, tiene sus tetas más grandes y se me antojó sobarselas.

Cuando oí eso, me entró un sentimiento de celos y placer, difícil de describir pero a la vez sabroso, mi compa se me quedo viendo para ver mi reacción o no se porque, pero me la seguí jalando y como que me calentó eso que oí.

— si te la quieres coger, ya te dije que nos la cogiéramos en otra oportunidad, invítalos a la casa.

Todo este dialogo se realiza con mi coma aún cogiéndosela mi compa, o sea, lo usaban para calentarse más y seguir cogiendo, esto yo aún no lo sabia, ni mucho menos, como lo dije antes, que ya habían platicado de nosotros como posibilidad para tener sexo.

—y mi compadre te va coger a ti –los cuatro juntos en un mismo cuarto para verte como te la coges –y mi compa como te coge a ti –eso seria bien sabroso: coger y ver como coges, metemela más fuerte ahora, aah si.

Y fue entonces al oír todo eso que me calenté más y que me salgo completamente a ver de una forma descarada como estaban cogiendo, y también mi coma bien caliente como estaba siendo cogida, que voltea a ver a mi compa, y que me ve, y que se quiere parar, entonces mi compadre, que la agarra de la espalda y que la hace que continúe empinada y que le mete la verga hasta el fondo para evitar que se la saque ella y que se pare, me ve a los ojos, muy sorprendida e inmediatamente baja la vista a mi verga, y ve como me la estoy jalando, yo descaradamente se le enseño con la babita en la cabeza y se le queda viendo como por 5 seg voltea a ver a mi compa este le hace una seña de que continúe –pero nos ve –déjalo que se caliente viéndonos, o te da pena? –no, quieres que nos vea, va, sigue cogiéndome.

Mi compa le siguió dando, entonces yo traje una silla y me senté y con las piernas bien abiertas de tal manera que se me viera claramente la verga y enseñándosela descaradamente a mi coma seguí masturbandome, lentamente y r

ápidamente, evitando al máximo venirme y a si disfrutar de todo el espectáculo, mi coma se puso bien caliente y volteaba a verme cuando mi compa la bombeaba — ¿te gusta ver como se la jala? –si, me calienta que se la jale viéndonos—a la vez que ella me veía a la verga –pues ten, putita, ten mas verga –así metemela más, cogeme fuerte cabrón.

Así estuvimos jugando un poco más: yo jalándomela y enseñándosela descaradamente a mi coma que a veces estiraba el cuello para ver como me masturbaba y como mi verga tenia babita en la cabeza y como esa misma babita me la ponía en la verga para jalármela mejor.

Y mi coma que estaba empinada sobre el balcón y siendo cogida por mi compa y con sus tetitas balanceándose impúdicamente al compás de las metidas de verga que le estaba dando mi compa. Y este con la verga dentro de mi coma bombeándola.

Entonces mi coma hizo algo que me gustó, se destrabó de la verga, y la agarró con su mano, jaló a mi compa de la verga hasta la orilla del balcón pegada a donde estaba yo, de tal manera que sola la barda nos separaba, yo dejé de jalármela y me paré, totalmente erecta la verga y babeando, mi coma se le quedó viendo y descarada y groseramente la moví de lado a lado para enseñársela y ella se rió y dijo –compa tienes una verga gordita y se ve rica –a sus ordenes coma.

Ella tenia la verga de mi compa en su mano y comenzó a subirla y bajarla masturbándolo suavemente, despacio.

—quiero ver a quien se le salen primero –jalatela compa, enséñamela—al mismo tiempo ella se la jaló al compa más fuerteme senté en la silla, abrí las piernas y me la jalé enfrente de ellos, mi compa le acarició la concha con un dedo, que espectáculo, los tres estábamos disfrutando de la masturbación y los tres estábamos viendo como nos masturbábamos, mi coma no perdía detalle de cómo me la jalaba yo, yo me calenté viendo todo: su cuerpo desnudo, sus tetas, moviéndose por efecto del movimiento que ella hacia, su conchita peluda que estaba siendo dedeada por mi compa, sobretodo su mirada que no despegaba de mi verga, su cara, el placer que reflejaba al ver como yo me la jalaba, y su mano trabajando la verga de mi compa; y creo que mi compa por el morbo de la situación; yo también disfrute ese morbo: el ver a su esposa desnuda y como disfruta viéndome, y obviamente la jalada que le estaba dando mi coma, y la dedeada que le estaba dando a la panocha de su esposa.

Total que era tanto el placer como el morbo de la situación, que yo ya no aguanté más, sentí la agradable sensación de cuando se acerca la venida y ya no quise alargarlo más y me la jalé más fuerte –me voy a venir—dije con una voz inundada de placer –si compa, enséñame tu leche, sacate los mecos compa.

Cuando oí eso ya fue inevitable detenerlos, esas palabras me excitaron más aún de lo que ya estaba, oírla decir y pedir mecos a ella que se comportaba como la más educada de las mujeres me prendió mucho y entonces dejé salir el primer chorro de leche que me llegó hasta el pecho junto al cuello –si compa sacalos más, jalatela más fuerte, me gusta tu verga, saca más mecos—Y en efecto me salieron más y me llené el pecho y la base de mi verga, y al final mi mano, fue una de las venidas más rica que he tenido y animado por la esposa de mi compa.

—ahora tu papi, enséñame tus mequitos, dale lechita a tu nenita papi—y se la jaló más fuerte, mi compa dejó de dedearla para sentir su mano..

Me le quedé viendo como lo masturbaba y, cómo me gusta eso, sus tetitas que se movían.

—ya vienen, ya vienen—dijo mi compa.

Ella dirigió la punta de la verga hacia su estomago y tetas y sin dejar de jalarsela se inclinó un poco, de tal manera que sus tetas colgaban un poco y más se movieron, que rico cómo me gustó; hasta que…

—ten tu lechita mami, ten tus mecos, aah, aah—mi coma los recibió en sus tetas y su abdomen, sin dejar de jalarsela, se los restregó por las tetas –si papi dámelos—se la jaló hasta que le salieron todos y después se la limpió con la lengua y se la mamó.

Después de que todo pasó, nos paramos frente a frente y desnudos como estábamos los tres, nos vimos, como que nadie quería decir nada, me miré el pecho y la mano llenos de mecos, hasta entonces e

lla se metió y fue a traer unas servilletas, me las dio y dijo –limpiate compa—como que eso rompió el hielo en el ambiente y dije –uf salieron muchos— –también a mi—dijo mi compadre –si, mira como me llenaste los pechos –coma con todo el respeto, pero estas muy buena, tienes unos pechos bonitos –eso le digo yo siempre compa –espero que esto no estropee nuestra relación amistosa que tenemos—les dije –por nuestra parte no, pero no se vaya a enojar la comadre, que esta dormida—dijo mi compadre.

Al día siguiente nos levantamos todos y nos arreglamos para salir a nuestros lugares de origen, y al vernos nadie dijo nada y nos comportamos como si no hubiera pasado nada.

Después pasaron varios eventos más, pero ya interactuando los cuatro, si alguien quiere saber más contáctenos e intercambiamos experiencias, o si les gustó este suceso mandenos correos al mail

Autor: umbopa9 umbopa9 (arroba) yahoo.com.mx

¡Valoralo! ¿Qué te ha parecido?

1 voto
Votaciones Votación negativa

Escrito por Relatos spa-astramed.ru

Ahora ya puedes tener tu perfil de usuario en Relatos Eróticos spa-astramed.ru.

Puedes poner una descripción sobre tí y tus gustos, mostrar tu nombre, tu foto y tu correo públicamente para que otros usuarios de la web puedan ponerse en contacto contigo.

Un saludo, El Equipo de editores de spa-astramed.ru

Un comentario

Dejar un comentario
  1. Muy buen relato me mantuvo despierto al 100% desde el principio hasta el final…en hora buena

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *