CONTACTO GAY EN EL METRO DE LA CIUDAD DE MEXICO


Click to Download this video!

Eran las 19:00horas de un 10 de julio, me dirigí a la estación del metro Balderas después de un arduo día de trabajo, como ustedes sabrán es la hora pico en este medio de transporte, el metro venía que reventaba de gente, como pude me introduje en el convoy, veníamos todos muy apretados, frente a mi había quedado un joven como de unos 28 a 30 años, moreno, de una estatura de 1.68, de cuerpo semi atlético, no mal parecido, de bigote, y aunque rasurado se le veía ya la barba cerrada y crecida de un día, se colocó casi frente a mi, pero de costado, empezó a tocarme el miembro y como no percibió ningún rechazo, me volvió a rozar el miembro, pero ya más fuerte, a mi se me estaba enderezando el pene, luego de plano se aferró a mi verga agarrándola completamente por encima del pantalón, y siguió sobándomela, ya estaba calientísimo de tanto tocamiento, un adolescente que estaba a un lado de nosotros se percató de lo que me hacía este joven y mejor se dio la vuelta para no ver todo lo que me hacía.

Una vez que sonó la alarma de que se cerrarían las puertas la gente que se había quedado en la puerta se aventaba para poder entrar en el convoy y más pegados quedamos, por lo que ya sin pena me agarraba el pito pues ahora estaba frente a mi, a su vez pensaba que a él también le gustaría que le agarrara la verga y así lo hice, le sobaba la verga por encima de su pantalón como él me lo hizo y tampoco encontré rechazo de su parte, me aferraba a su verga entre estación y estación, así nos fuimos hasta salto del agua, como aquí es estación de correspondencia algunos bajaron, pero otros subieron, nos quedamos a un lado de la puerta, ahora lo traía atrás de mí, el muy cabrón en cuanto arrancó el convoy me repegaba su vergotota en las nalgas y con la mano que tenía libre me sobaba los glúteos, él se hacía para adelante para ensartarme con su verga y yo me hacía para atrás para ofrecerle mis nalgas, y así nos fuimos hasta Pino Suárez, en donde nos bajamos. Me dijo que si me había gustado, le dije que si que estaba bien que no había problema, me dijo que si lo podía acompañar a su casa pues vivía solo y podíamos hacer lo que yo quisiera. Yo le sugerí que mejor él fuera a mi casa, aceptó, nos dimos teléfonos y direcciones, le dije que lo esperaría por la Av. Tlahuac a la altura de la Av. Once como a las 20:30 horas, mientras él iba por su coche que lo tenía por Tlalpan y división del norte.

Seguí mi camino pensando en que ahí había terminado mi contacto en el metro, pero después de que llegué a mi casa sonó el teléfono y era José Luis así se llamaba mi contacto, me volvió a decir que si era cierto que me había gustado y que si seguíamos con la relación, en cuanto me percaté que era él me calenté a tal grado que le dije si que nos veríam como yo conocía la zona le indiqué por donde circular, le pregunté en el camino que íbamos a hacer y me dijo que lo que yo quisiera que ese día me daría gusto pues desde el metro cuando se subió le gusté, por debajo de la gabardina me bajé el cierre del pantalón y saqué mi verga, tomé su mano derecha con la que cambiaba las velocidades y la llevé a mi verga para que me la agarrara, se sorprendió al percatarse que no traía calzones, empezando a pajearme y a sobarme los huevos, entonces lo llevé a un motel que esta sobre la Av. Tlahuac, entró, se estacionó y mientras él pagaba, fui a ver como estaba la habitación, ésta era espaciosa, limpia con mucha luz y unos espejos grandes para poder ver todo lo que quisieras, había televisión la encendí y para variar pasaban una película porno donde una mujer se estaba tirando a dos hombres que le daban por el culo y por la panocha.

José Luis subió, me dijo como vez, te agrada, le dije que si, mientras nos acercábamos, una vez pegados nuestros cuerpos lo abracé y besé, él hizo lo mismo después nos agarrábamos nuestras respectivas vergas que ahora estaban una frente a la otra, ya los dos súper calientes nos desnudamos y volvimos a abrazarnos, él ten&ia

cute;a la verga tiesa negra, peluda, su cuerpo se veía fuerte se notaba que hacía ejercicio, al desvestirse había notado que tenía unas nalgas redonditas y negras, después de estarnos abrazando y sobándonos nuestros pitos el dijo vamos a bañarnos, nos fuimos al baño templó el agua y los dos nos metimos a la regadera, nos enjabonamos uno al otro, esta vez si pude observar su vergota, estaba tiesa como roca y negra, se la enjaboné y enjuagué posteriormente se la besé varias veces, él a su vez también me enjabonaba la verga y después me enjabonó perfectamente el culo, me enderezó y se puso atrás de mi y me daba pequeños llegues con su vergotota, cuando terminamos de bañarnos nos fuimos a la cama, la película porno seguía, ahora la mujer era penetrada por el culo y por la boca, los dos fulanos se la cogían de lo lindo, José Luis me dijo que si me gustaba la película, le dije que sí que me ponía a mil, me dijo que si quería él me daría toda la verga que yo quisiera, como a la chica de la película, en ese momento me prendí de su verga y le dije esto es lo que quiero, me dijo pues es todo tuyo hazme lo que quieras, lo besé y lo fui besando por todo su cuerpo hasta que llegué a su vergotota que para estos momentos estaba riquísima, se la besé muchas veces luego empecé a darle una mamada fenomenal, comenzando por la cabeza la cual rodee con mi lengua seis o siete veces, luego lengüetee su frenillo también varias veces, José Luis se retorcía de placer y decía así, así papacito, mámame la verga, le tomé sabor a su verga era como un dulce, luego fui introduciendo todo su garrote en mi boca hasta que su cabeza topo con mi campanilla, no lo podía creer, me estaba tragando toda la vergotota de José, la saboree estaba muy rica y no paraba de mamarlo.

El se acomodó no se como, se aferró de mi verga también y me pajeaba bien sabroso, después de unos minutos de estarlo mamando y como me pajeaba rico, me puse súper caliente, lo acosté boca arriba y me fui montando en José a modo de que su verga quedara frente a mi culo, con las piernas hacía atrás como si estuviera hincado tomé su vergotota y la fui metiendo, José me decía que estaba bien rico que le hiciera lo que más quisiera pue todas las poses que fuera posible, me zafé, y me puse a un lado suyo colocándome en cuatro, diciéndole con la mirada que quería que me ensartara por atrás, José Luis entendió el mensaje y se fue justo atrás de mi, arquee mi cuerpo lo más que podía para ofrecerle mi culo bien paradito y más se calentara y de este modo invitarlo a que me diera toda su vergotota por el culo, él me tomó por la cintura puso su vergota frente a mi ano y me la fue metiendo poco a poco hasta que su vientre topó con mi trasero en ese momento supe que me tenía ensartado hasta los huevos, entonces José empezó con su movimiento de mete-saca a discreción y cada vez que salía apretaba mi culo lo más que podía para no dejarlo salir, y cuando me lo metía aflojaba mis nalgas para que me lo metiera hasta adentro con mas facilidad y cuando estaba bien ensartado lo volvía a apretar con todas mis fuerzas como queriéndole aplastar la verga, así estuvimos un buen rato, luego fui cayendo boca abajo, pero sin dejar que se saliera de mi culo, una vez que quedé bien acostado boca abajo le pedí que me diera verga lo más hondo que pudiera, José Luis me dejó caer toda su verga, se me encimaba con el peso de todo su cuerpo y no contento con esto se empujaba no se como, pero me daba toda su vergotota por el culo.

Ahora hacía pequeños círculos con mi cintura, José Luis se dejaba llevar por mis libidinosos movimientos, me decía al oído que cogía riquísimo que estaba bien bueno, que tenía un culo bien paradito, que me daría verga hasta que le dijera yo que ya estaba satisfecho de su garrote. Cuando me dijo esto, más caliente me puso, como pude junté mis piernas y le volví a pedir que me ensartara, se levantó un poco y se dejó caer encima de mi dejándome ir toda su vergotota por el culo, así volvimos a estar un buen rato, luego abrí mis piernas todo lo que pude y me levanté un poco y ya en el aire hice girar mi trasero como formando un ocho, José Luis seguía mis movimientos, él también dibujaba un

ocho, pero con su vergotota dentro de mi, ahora José Luis se aferraba de mi verga y comenzó a pajearme, estaba súper caliente con la ensartada, los movimientos de mi trasero y la pajeada que me daba, José Luis me dijo que si ya quería que se viniera, le dije que como él quisiera, pero que no me la sacara, que deseaba tener su verga hasta adentro de mi culo y que se viniera dentro de mi, quería que se vaciara dentro de mi, que ansiaba su venida dentro de mi culo, y su caliente leche me llenará las entrañas, así lo hizo, al poco rato de estar cogiéndomelo en ochos José Luis se vaciaba en mi culo, aaaahhhhh ooooohhhh uuuumm PAPACITO, PERO COMO COGES, ERES UN PUTOTE, TIENES UN CULO RIQUISIMO Y TE ENCANTA LA VERGA, le decía que no hablará, que mejor me ensartara, sentía como con cada chorro de leche, más me dejaba ir toda su inmensa vergototota, al cabrón no se le bajaba y me seguía ensartando metía y sacaba su tranca de mi sediento culo, ahora él se retiró y me dijo que me pusiera boca arriba, me voltee quedando boca arriba, entonces José Luis subió mis piernas a sus hombros y comprendí que me quería ensartar de patitas al hombro, me acomodé a modo de que mi trasero quedara frente a su tremenda vergota, una vez frente a frente su verga y mi culo, metió la cabeza de su vergotota en mi ano, se aferró a mis hombros y de un solo golpe me dejó ir en el culo aquella descomunal vergotota negra, yo solo le pedía más y más verga, ese día estaba como loco quería verga de todas las los dos nos veníamos, aaaahhhh oooohhh uuuujjjjmm, “le dije” MIRA COMO ME VENGO, ME CALENTASTE A MIL, ME FASCINO TU VERGOTOTA, me corrí en su brazo y en mi vientre abundantemente algunos chorros llegaron hasta mi pecho tal era la calentura que sentía, José Luis me volvió a llenar el culo de leche, estaba tibiecita, calientita, riquísima y a pesar de ser la segunda venida era abundante, pues se salió de mi culo y terminó vaciándose en mi vientre mezclándose su semen con el mío, al tiempo que me decía “PAPACITO COGES BIEN RICO, TIENES UNAS NALGAS EXQUISITAS, PARADITAS, Y SEDIENTAS DE VERGA Y TE VOY A LLENAR ESE CULITO CON MI LECHE.

Los dos terminamos exhaustos, descansamos un buen rato y nos fuimos a bañar, aquí otra vez nos enjabonamos mutuamente, la verga se le volvió a parar, lo tomé delicadamente con mis manos y le pregunté que si le había gustado mi culo, él por contestación me volteó y me repegó su vergotota en el trasero, al tiempo que me decía, que mi culo le había fascinado, que tenía unas nalguitas bien paraditas y que en la próxima vez que nos encontráramos me daría toda la verga que yo quisiera, pues hacía el sexo espléndidamente y que me movía muy sexy a la hora de estar bien ensartado, que me gustaba la verga por todos lados pues me lo había cogido en varias poses, me voltee para quedar frente a frente lo besé apasionadamente y le dije que yo también estaba encantado con tremenda vergotota, que a la próxima se lo iba a mamar hasta que se vaciara en mi boca, pues quería saborear su exquisita leche y que no pararía hasta que me llenara la garganta de su sabrosísimo semen, hasta dejarle los huevos secos de leche, pues le succionaría todo por el conducto uretral.

Amigos de spa-astramed.ru, espero que les haya gustado mi relato el cual es ciento por ciento verídico, y agradecería sus criticas o comentarios al correo, y no se olviden de consultar otros relatos míos en este sitio. Y como siempre, ya saben, “LOS MAMO MUCHO”

Autor: Joe chico dale_ahí ( arroba ) hotmail.com

¡Valoralo! ¿Qué te ha parecido?

4 votos
Votaciones Votación negativa

Escrito por spa-astramed.ru

¿Te gustan nuestros relatos? No olvides compartir y seguir disfrutando :P

4 Comentarios

Dejar un comentario

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *